Somos Libres Pensadores

Este 2022 significa para mí un momento de transición muy particular. Luego de más de 15 años como entrenadora de mentalidad, he decidido quitarme el término ‘coach’ como identificador de lo que hago. Ha sido una decisión pensada y meditada, pero firme en cuanto a desprenderme de esta etiqueta que, siento dentro de mí, ya no alcanza para describir lo que puedo hacer, pero sobre todo, limita quién soy. 

Siempre voy a ser entrenadora, pero ahora a la distancia sé que el coaching fue la herramienta para apoyar a muchas personas durante mucho tiempo a lograr resultados; y sin embargo, no es el fin del impacto que quiero crear en el mundo: 

Busco que la gente viva una vida libre, auténtica y suya. 

Mi deseo es que soltemos lo socialmente condicionado, lo “correcto” y lo que está “bien visto” para que cada uno de nosotros encuentre su propia manera de vivir. Sueño con seres humanos que se lo cuestionen todo, quienes le hagan más y mejores preguntas a la vida hasta desarrollar su libre pensar.

Este es mi año de convertirnos en libres pensadores.

Para mí, un libre pensador aprende a pensar a partir de la neutralidad donde todo y nada es. 

Se vive a través de la posibilidad y no de la regla.

Recibe la información, la cuestiona e integra para practicarla en su vida a beneficio de los demás. 

Es responsable y se apropia de todo lo que hace y lo que elige.

Como libre pensador, una persona sabe que sus acciones impactan a los demás, pues por cada acción hay una respuesta energética a su propia vida. 

Es de mente abierta. 

Aprende de todo y de todos.

Reta el status quo, no por rebeldía, sino en la búsqueda de la libertad personal para saberse dueño de sí mismo. 

Los libres pensadores viven en presencia, por lo tanto, se enfocan en lo que pide de ellos el momento, no en lo que su mente les hace creer. 

Dicen sí a las experiencias porque saben que todas y cada una los llevan a un punto de evolución. Nada es un fracaso, todo es un escalón evolutivo.

Un libre pensador vive por su evolución, no por sus resultados. Lo material es sólo huella de su movimiento, no el significado de quien es. 

Su creencia firme es que el contexto es más importante que el contenido; por lo tanto, crea contextos fructíferos, no escasos o limitados. 

Su propósito es su columna vertebral y supera a lo material.

Vive a través de su sexto sentido, el más importante, la intuición; pero sobre todo cree en algo más grande. Se llama fe o co-creación: sabe que no camina solo en esta vida. 

Como libre pensador, un ser humano es multisensorial. Entiende que sus cinco sentidos son los que lo conectan a este planeta, pero el sexto revela su alma sin filtro. 

Ser un libre pensador en 2022 significa dejar de pensar tanto y confiar en todo lo que la mente no alcanza a ver. 

Te invito a ser un libre pensador conmigo, a confiar; porque la confianza es la práctica espiritual más grande y poderosa. 

Se trata de creer para ver, no de ver para creer. 

Marta RO. 

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Para empresas

¿Cómo podemos ayudarte?

Diseñamos entrenamientos personalizados para tu empresa, negocio u organización.

Completa el siguiente formulario para conocer tus necesidades.

Objetivos

Coaching gratis

Únete a nuestra lista de correo y recibe información exclusiva.